Saltar al contenido
Inicio » Información anfibios » Taxonomía de los anfibios

Taxonomía de los anfibios

Taxonomía de los anfibios, clasificación científica

Los anfibios conforman una agrupación animal fascinante y han sido el centro de estudio de diversas ramas de la biología. La taxonomía de los anfibios es uno de los aspectos que han sido más estudiados y en muchos casos ha causado controversia, especialmente en grupos de anuros (sapos y ranas). En la actualidad se estima que existen alrededor de 8420 especies descritas de anfibios, superando a los mamíferos en número de especies.

Uno de los aspectos más atractivos de los anfibios para los investigadores, es que estos animales representan la transición entre la vida acuática y la terrestre en la historia evolutiva de los tetrápodos. Hoy en día, las especies existentes se agrupan en los órdenes Anura (sapos y ranas), Caudata (salamandras y tritones) y Gymnophiona (cecilias). En las últimas décadas se han descrito alrededor de 100 especies nuevas de anfibios cada año, aunque muchas se encuentran en peligro crítico de extinción.

La taxonomía de los anfibios ha generado mucho interés en la actualidad, gracias a la colaboración y conjunto de datos, además del avance de herramientas de secuenciación de genes. Estos avances permiten también incluir datos de los individuos tipo (especímenes que se describen), en la reconstrucción filogenética de los anfibios. El objetivo de los taxónomos es acelerar las descripciones de las especies que quedan sin estudiar, sobre todo aquellas que se encuentran vulnerables y pueden desaparecer en unos pocos años.

Historia de la taxonomía de los anfibios

En la taxonomía de los anfibios, las primeras clasificaciones fueron realizadas por el naturalista sueco Linnaeus, quien las registró en su obra Systema Naturae. Entre estas descripciones se encuentran especies de anfibios muy representativas y conocidas, como los sapos de Surinam (Pipa pipa), la rana paradójica (Pseudis paradoxa) y la cecilia de tentáculos (Caecilia tentaculata). Todas las especies clasificadas por Linnaeus fueron descritas mediante el uso de menos de 20 caracteres.

No obstante, el número de caracteres diagnósticos empleados para clasificar especies en la taxonomía de los anfibios, ha aumentado considerablemente desde el siglo XVIII. De esta manera, los taxónomos llegan a usar cientos y miles de caracteres, entre los que se toman en cuenta aspectos morfológicos, genéticos, bioacústicos y ecológicos.

Desde las primeras clasificaciones, la taxonomía de los anfibios ha debido adaptarse a la evolución de diversas teorías, desde la selección natural planteada por Darwin, hasta la síntesis moderna y la genética de poblaciones. Todo esto ha llevado a los taxónomos a enfrentar nuevos y complejos retos al momento de delimitar y clasificar especies. Otros aspectos biológicos como el dimorfismo sexual de muchas especies, las variaciones geográficas y la hibridación, representan también grandes retos que a menudo provocan el diagnóstico erróneo de algunos anfibios.

Hoy en día el estudio sistemático y la taxonomía de los anfibios tiene una visión integradora, donde se incluyen enfoques genotípicos, fenotípicos y geográficos, con una base más cuantitativa que permite evitar ciertos errores. Por otro lado, los objetivos son realizar estudios y descripciones rápidas, que permitan conocer y proteger muchas especies que se encuentran en grave peligro de extinción, debido a la degradación de sus ambientes y a la expansión de agentes patógenos.

Estado actual de la taxonomía de los anfibios

El estudio y taxonomía de los anfibios ha tomado una visión integradora y colaborativa entre los investigadores, quienes centran sus esfuerzos en las especies que se encuentran en hábitats amenazados por actividades humanas. Además, gracias al avance de muchas herramientas tecnológicas y digitales, es posible usar aspectos poco usados en el pasado para diagnosticar especies como es la morfología esquelética.

Por otro lado, los repositorios digitales, en los que se comparte y resguarda información morfológica y biológica de las especies, permiten que los investigadores puedan hacer comparaciones y estudios sin necesidad de realizar visitas o préstamos a los museos y colecciones de animales. Sin embargo, es necesario que estas herramientas digitales se mantengan actualizadas, con las clasificaciones taxonómicas válidas en la actualidad, para darle utilidad a los datos generados por los investigadores.

Otras de las herramientas empleadas en la taxonomía de los anfibios, es el estudio molecular del ADN; este permite realizar secuenciaciones de conjuntos de datos de ADN, que sean más grandes y variables y arrojen límites claros entre especies muy relacionadas. El uso del ADN mitocondrial (mtADN), permite también probar la validez de las especies, al delimitar grupos de animales con clasificación matrilineal incompleta, eventos de hibridación y otros agentes que dificultan el diagnóstico claro de especies.

Clasificación taxonómica de los anfibios

Los anfibios constituyen la clase Amphibia, dentro de la Superclase Tetrapoda, Subfilo Vertebrata (vertebrados) y Filo Chordata o cordados. Todos los anfibios vivos en la actualidad se encuentran dentro del clado de los lisanfibios (Lissamphibia) o anfibios modernos, donde también se incluyen a los extintos alocaudados (Allocaudata), que vivieron durante el Jurásico Medio y el Plioceno.

En la taxonomía de los anfibios, el clado Lissamphibia se divide en tres clados, que son los órdenes de ranas y sapos, salamandras y tritones y las cecilias. Las especies vivas se ordenan dentro de dichos órdenes y alrededor de 80 familias. El orden más diverso es Anura, con más de 7400 especies descritas.

Orden Anura

Dentro del orden Anura se reconocen al menos 3 Superfamilias, 58 familias y 64 subfamilias. Las superfamilias incluyen:

Superfamilia Brachycephaloidea o terraranas: donde se incluyen familias de ranas del neotrópico, como Craugastoridae, Strabomantidae, Ceuthomantidae y Eleutherodactylidae. En este clado se han descrito más de 1200 especies, que se distribuyen desde el sur de Arizona, Nuevo México y el centro de Texas, hasta la mitad de Suramérica.

Superfamilia Dendrobatoidea: Esta superfamilia contiene especies emblemáticas y fascinantes como las ranas dardo venenosas. Las especies incluidas en este grupo se distribuyen desde Nicaragua hasta la vertiente pacífica de Colombia y Ecuador; al este de los Andes hasta Bolivia y hasta las Guayanas y el sureste de Brasil. Se han descrito alrededor de 340 especies.

Superfamilia Myobatrachoidea: En este clado se incluyen las ranitas australianas y especies terrestres que habitan en áreas pantanosas y áridas. Se encuentran en Australia, Nueva Guinea y Tasmania.

El resto de familias no se han agrupado dentro de superfamilias. Algunas de ellas son muy conocidas, como la familia Bufonidae, que incluye a los sapos comunes y sapos de la caña; Centrolenidae, que son las conocidas ranas de cristal; Ceratophryidae o ranas pacman, entre muchas otras.

Orden Caudata

El orden de los caudados, de las salamandras y tritones, es el segundo más diverso de los anfibios, incluyendo casi 800 especies descritas. Dentro de este grupo se reconocen las siguientes familias:

  • Familia: Ambystomatidae (37 especies)
  • Familia: Amphiumidae (3 especies)
  • Familia: Cryptobranchidae (4 especies)
  • Familia: Hynobiidae (86 especies)
    • Subfamilia: Hynobiinae (76 especies)
    • Subfamilia: Onychodactylinae (10 especies)
  • Familia: Plethodontidae (493 especies)
    • Subfamilia: Hemidactyliinae (387 especies)
    • Subfamilia: Plethodontinae (106 especies)
  • Familia: Proteidae (9 especies)
  • Familia: Rhyacotritonidae (4 especies)
  • Familia: Salamandridae (130 especies)
    • Subfamilia: Pleurodelinae (113 especies)
    • Subfamilia: Salamandrinae (15 especies)
    • Subfamilia: Salamandrininae (2 especies)
  • Familia: Sirenidae (5 especies)

Orden Gymnophiona

Debido a la morfología de estos animales, son comúnmente confundidos con serpientes y otros reptiles. Asimismo, los hábitos subterráneos de estos anfibios los ha convertido en animales poco accesibles para su estudio. En la actualidad se han descrito poco más de 210 especies en todo el mundo, las cuales se dividen en las siguientes familias:

  • Familia: Caeciliidae (43 especies)
  • Familia: Chikilidae (4 especies)
  • Familia: Dermophiidae (14 especies)
  • Familia: Grandisoniidae (24 especies)
  • Familia: Herpelidae (10 especies)
  • Familia: Ichthyophiidae (57 especies)
  • Familia: Rhinatrematidae (14 especies)
  • Familia: Scolecomorphidae (6 especies)
  • Familia: Siphonopidae (28 especies)
  • Familia: Typhlonectidae (14 especies)

Resumen del grupo o clase anfibios

Taxonomía de los anfibios

La taxonomía de los anfibios en un poco compleja, principalmente por el hecho de la problemática existente relacionada con su clasificación, los cambios relacionados con una filogenia más moderna hace que en la actualidad no conforme un grupo acorde con una taxonomía tradicional. Los anfibios pertenecen a la clase Amphibia, que a su vez se divide en tres órdenes bien definidos: anuros, ranas y sapos; caudados, salamandras y tritones y los ápodos o cecilias, anfibios sin extremidades.

Taxonomía de los anfibios. Clasificación

REINO: Animalia, animales. Pluricelulares, eucariotas, heterótrofos.

SUBREINO: Eumetazoa, los animales presentan tejidos orgánicos.

FILO: Chordata, presencia de notocordio o cuerda dorsal. 

SUBFILO: Vertebrata, poseen columna vertebral.

INTRAFILO: Gnathostomata, gnatóstomos, vertebrados mandibulados. 

SUPERCLASE: Tetrapoda, tetrápodos. Cuatro extremidades, aunque algunas especies han perdido órganos durante su evolución (organos vestigiales), ejemplo las cecilias

CLASE: Amphibia, anfibios. Respiración pulmonar, branquias, piel. La piel no presenta escamas. Reproducción externa, interna en los urodelos; estado larval en medio acuático. Metamorfosis.

SUBCLASE: Lissamphibia. Lisanfibios, anfibios modernos o actuales.

ORDEN: Anura, anuros, sin cola como los sapos y ranas.

ORDEN: Caudata, con cola, salamandras y tritones.

ORDEN: Gymnophiona, sin extremidades, especies de cecilias, cecílidos.

Te sugiero que también visites este tema: Características de los anfibios

Referencias

Última actualización: 09/0/2022, por Néstor A. Sánchez Guillén.

  1. Frost, Darrel R. 2021. Amphibian Species of the World: an Online Reference. Version 6.1 (Date of access). Electronic Database accessible at https://amphibiansoftheworld.amnh.org/index.php. American Museum of Natural History, New York, USA. doi.org/10.5531/db.vz.0001 
  2. Hickman, C. P, Roberts, L. S., Keen, S. L., Larson, A., I´Anson, H. & Eisenhour, D. J. (2008). Integrated Principles of zoology. New York: McGraw-Hill. 14th Edition.
  3. Stebbins, R. C., & Cohen, N. W. (2021). A natural history of amphibians. Princeton University Press.
  4. Streicher, J. W., Sadler, R., & Loader, S. P. (2020). Amphibian taxonomy: early 21st century case studies. Journal of Natural History, 54(1-4), 1-13.

2 comentarios en «Taxonomía de los anfibios»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.